Liquidación Sociedad Conyugal

Liquidación sociedad conyugal:  es una figura que surge a la vida jurídica por el hecho de contraer matrimonio.

El artículo 180 del  Código Civil nos dice: «Por el hecho del matrimonio se contrae sociedad de bienes entre los cónyuges y para el efecto se aplicarán las disposiciones de la legislación civil».

El patrimonio de los bienes del matrimonio está integrado por activos y pasivos destinados a repartirse entre los cónyuges por partes iguales al momento de la disolución de la sociedad.

«Durante la vigencia de la sociedad conyugal, los cónyuges se comportan como si estuvieran transitoriamente separados de bienes y solo al disolverse por cualquier causa legal surge una comunidad universal conformada por todos los bienes que tengan el carácter de sociales, frente a la cual los esposos tienen la calidad de comuneros, respecto del todo con iguales derechos y deberes, terminando entonces la libre administración y disposición sobre los bienes que conforman dicha universalidad jurídica».

Liquidación de la Sociedad Conyugal

Al momento de la disolución y liquidación de la sociedad conyugal, se deben distinguir tres clases de bienes: BIENES PROPIOS DEL CÓNYUGE, BIENES PROPIOS DE LA CÓNYUGE Y BIENES SOCIALES. Dentro de los bienes sociales debemos distinguir dos tipos de haberes: el absoluto y el relativo. El haber absoluto es aquel que está conformado por los bienes que ingresan en forma absoluta y cierta al patrimonio de la sociedad y están destinados a repartirse entre los esposos al momento de la disolución. El aporte de estos bienes no genera ningún tipo de recompensa en favor del cónyuge adquirente y aportante del bien.

Dentro de los bienes del matrimonio que hacen parte del HABER ABSOLUTO tenemos:

  •  Los salarios, honorarios, prestaciones sociales o cualquier otra remuneración adquirida dentro del matrimonio.
  • Los frutos, pensiones, intereses que provengan de los bienes sociales  o propios.
  • Los bienes inmuebles que cualquiera de los cónyuges aportaré al matrimonio a título oneroso.

En cuanto al HABER RELATIVO, este lo podemos definir, como el que está formado por los bienes que aportan los cónyuges, con cargo de restitución a quien los aportó. Dentro de estos bienes tenemos:

  • El dinero que cualquiera de los cónyuges aportaré al matrimonio.
  • Los bienes muebles que cualquiera de los cónyuges aportaré al matrimonio.
  • Los bienes inmuebles que se poseían antes del matrimonio y que se aportaren en capitulaciones con cargo de restitución de su valor.

Es importante indicar que en caso de cesación de efectos civiles del matrimonio católico o divorcio de matrimonio civil, debe procederse a la disolución y liquidación de la sociedad conyugal, pues de lo contrario cualquier inmueble adquirido por los ex cónyuges, no se entenderá como bien propio ya que entra al haber social.

 


Leave a Reply

Your email address will not be published.

*