La causal sexta del artículo 140 del código civil estipula que será causal de divorcio: » toda enfermedad o anormalidad grave , e incurable , física o psíquica de uno de los cónyuges , que ponga en peligro la salud mental o física del otro cónyuge e imposibilite la comunidad conyugal»

En primer lugar y para lograr una mejor comprensión de esta causal, tenemos que definir la enfermedad mental , como una alteración de los procesos cognitivos y afectivos del desarrollo psíquico y psicológico del individuo; en cuanto a la anormalidad grave , la podemos definir como un estado o situación de la mente que perturba al individuo.

Estas conductas deben ser fundamentadas  con un diagnóstico de un especialista de la medicina .Esta causal de divorcio, no admite estados de racionalidad o lucidez de la persona, pues para que el cónyuge afectado pueda invocar esta situación como causal de divorcio, se requiere que haya ausencia total de estos estados.

Ahora bien, entrando al análisis de esta causal, debemos decir que por el solo hecho del matrimonio se adquieren una serie de deberes , como son : el de socorro , ayuda mutua, solidaridad, fidelidad, cohabitación.

La Corte Constitucional, en la sentencia C246 de 2.002, indico con relación a este tema: «El deber de solidaridad , no impone que configurándose esta causal de divorcio, los cónyuges deban permanecer casados» manifiesta además «las obligaciones entre esposos no llegan hasta el punto de exigir la vida matrimonial cuando la salud esta en peligro y dicha vida matrimonial , es imposible entonces a nadie le es exigible , legalmente sacrificarse y poner en peligro su salud o renuncia a la decisión de formar otra familia, en la que no se ponga en peligro su salud y que ademas pueda desarrollar libremente su personalidad»

Divorcio

Carga alimentaria: 

Esta causal lleva implícita una obligación alimentaria por parte del cónyuge que se divorcia, pues ha dicho la Corte que este debe de otorgar alimentos al cónyuge enfermo incurable. Al respecto diversos tratadistas  han expresado que esta causal tiene una recarga de injusticia, al exigir de uno de los cónyuges la prestación alimentaria a favor del cónyuge enfermo , cuando este, a raíz de su vida licenciosa,  da lugar al padecimiento de una enfermedad como el VIH. Lo que conlleva a una sanción en contra del cónyuge que solicita el divorcio.

En mi concepto esta causal tiende a darle firmeza, al deber de solidaridad, pues es justo que el cónyuge  que queda expuesto a su merced, después del divorcio y no tiene medios para subsistir , sea socorrido por el otro.

comparte tu comentario ahora mismo

 


Leave a Reply

Your email address will not be published.

*